Arquitectura y música: la conquista del espacio.

Pensar en espacio implica una dicotomía entre lo concreto y lo abstracto. Por un lado lo entendemos como el ambiente físico que habitamos y transformamos según nuestros intereses y necesidades. En este caso la arquitectura juega un papel fundamental como herramienta para dominarlo, que se va transformando a lo largo del tiempo según cambian las relaciones entre espacio-sociedad. Sin embargo, también hace referencia al contexto cultural en el que las personas se desarrollan. Para conquistar esta dimensión del espacio se puede recurrir a varios medios, entre los cuales la música y el sonido son los instrumentos por excelencia debido a su estrecho nexo con el ser humano, influenciando su percepción externa.

De esta forma podemos entender que la comunicación entre ambos niveles espaciales es muy importante y que dentro de lo posible tienen una evolución paralela o condicionada entre ellas. No siempre prestamos atención a esta relación, sin embargo es especialmente relevante en los siglos XII y XX. Aunque en periodos intermedios hay curiosas relaciones, como la del Nuper Rosarum flores de Dufay (1436) con la cúpula de Brunelleschi de la catedral de Florencia, como explica Marvin Trachtenberg en Architecture and Music Reunited: A New Reading of Dufay’s “Nuper Rosarum Flores” and the Cathedral of Florence.


La Arquitectura y el Movimiento. ESPACIO EN ACCIÓN-RUIDO por
Complutum ArteenMovimiento

El siglo XII fue trascendental para Europa, siendo el momento en el que se inicia un progresivo avance hacia la modernidad. A nivel social es verdaderamente notable el crecimiento de las ciudades como centro de la vida comercial y administrativa. El aumento de la población urbana modificó las necesidades en la interacción del ser humano con el espacio. De esta manera, se replantea la forma de realizar la arquitectura y la música, encontrando en ambos niveles una misma lógica basada en la verticalidad y el desarrollo de las técnicas. Todas en búsqueda de acercarse más aún.

En el campo de la arquitectura se abandonó la oscuridad de las toscas iglesias en favor de la luz, convirtiéndose el arco apuntado y la bóveda de crucería en los elementos fundamentales para la construcción de las catedrales, que permitían aumentar la verticalidad reduciendo el grosor de los muros y abriendo grandes ventanales para que la luz domine el espacio. Por su parte, la música comienza a experimentar con la superposición de las voces, es decir, pasa de la monofonía, una línea melódica, a la polifonía, la combinación de varias líneas melódicas superpuestas pero independientes. Incluso en la “primitiva” polifonía ningún elemento está situado al azar, sino que se busca la brillantez y grandeza del sonido como ocurría con las construcciones eclesiásticas. Además, la relación entre música y arquitectura va mucho más allá porque el espacio físico condiciona la acústica y la percepción del sonido, algo que los compositores no dudaron de usar a su favor. Como se muestra en este vídeo en el que vemos como Giovanni Gabrielli idea la pieza pensando y organizándose en el espacio que ofrece San Marcos de Venecia:

San Marcos de Venecia: la arquitectura para la sonoridad en estéreo por Giovanni Gaetano

En el siglo XX se vuelve a retomar con fuerza esta relación entre música y arquitectura, donde los nuevos compositores se preocupaban por la acústica y por lo que el espacio físico les podía ofrecer para alcanzar la expresión buscada, convirtiéndose en un elemento fundamental de la composición. Algo importante que ofrecía el siglo XX era la complejidad arquitectónica que se había logrado, pudiendo dominar el espacio de las formas más extravagantes o impensables posibles. Igualmente, como explicamos en El siglo XX y la música, debido a la situación histórica el arte y la música se movían en un contexto de experimentalismo radical y de separación respecto a los siglo immediatamente anteriores, aproximándose a las preocupaciones de mucho antes que habían sido ignoradas por músicos y musicólogos. En este ámbito Ian Xenakis ofreció una base funcional y sistemática muy importante, repetida por otros músicos posteriores.

Así, podríamos concluir que el espacio engloba nuestra realidad tanto en su dimensión material como inmaterial, y que la música sirve como nexo entre ambos aspectos para poder crear una unidad espacial completa, siguiendo una evolución vinculada que se retroalimenta y responde a la demanda social de cada momento histórico.

Iannis Xenakis – Metastasis por jarkkkoo


Referencias

La revolución orquestada de las catedrales: el gótico y la polifonía

ARQUITECTURA Y MÚSICA EN EL SIGLO XX

ARQUITECTURA GÓTICA

Ianis Xenakis. La arquitectura de la música

Tomás Medina, Carmen “La música en el origen de la ciudad meieval” en Revista AV Notas 2017, p. 157-168.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: